¿Cómo saber si un Zafiro es auténtico?: La prensa generalista no lo sabe (ni lo pregunta)

¿Cómo saber si un Zafiro es auténtico?: La prensa generalista no lo sabe (ni lo pregunta)

El pasado día 14 se publicó en el diario El Español un desafortunado artículo presuntamente informativo en el que la periodista se preguntaba sobre la manera de identificar un zafiro. Pero la falta de precisión de los argumentos -algunos manifiestamente falsos- despertaron de inmediato en las redes sociales las críticas de joyeros y gemólogos lamentando su falta de rigor y la ausencia del criterio de cualquier profesional, a quien la autora del artículo es obvio que no se le ocurrió preguntar.

Para poner de manifiesto algunas de las falsedades en las que incurrió el artículo hemos querido preguntar a la Asociación Española de Tasadores de Alhajas, una de las entidades de más prestigio en nuestro país en el ámbito de la gemología y la tasación. A través de su vicepresidente, Jesús Ángel Ruiz Mayoral, la Asociación remite una carta al medio que dirige Pedro J. Ramírez aclarando qué es un zafiro y algunas claves para identificarlo. En cursiva destacamos algunos de los errores de la publicación de El Español.

Respuesta al artículo Cómo saber si un zafiro es auténtico (o por el contrario es falso) por Jesús Ángel Ruiz Mayoral | Ante la publicación de su artículo en fecha 14 de marzo de 2021, no nos queda más que intentar esclarecer los términos de posibilidad de identificación de dicha gema.

Existen corindones de todos los colores; el rojo con trazas de cromo, se denomina rubí. Todos los demás, se denominan zafiros. Si no ponemos el color y solo hablamos de zafiro, nos referiremos al zafiro azul. En el resto de zafiros, el nombre irá acompañado del color.

El zafiro es un óxido de aluminio que cristaliza en el sistema trigonal de forma natural. El zafiro sintético es un óxido de aluminio que cristaliza en el sistema trigonal. Tanto los zafiros naturales como los sintéticos tienen las mismas características físicas, químicas y ópticas. Por lo tanto, pocas pruebas fáciles de ejecutar nos ayudarán a diferenciarlos. Es preciso un gemólogo experto para poder identificar unas de otras.

EL ESPAÑOL: Como ya sabrás, y si no lo sabes, te lo recordamos, salvo el diamante, las piedras de igual dureza no se rallan entre sí. Por lo tanto, si se rayan estamos hablando de un zafiro falso.

La dureza de los zafiros, efectivamente, es de 9 en la escala de Mohs. Una prueba de dureza o de rayado sería destructiva, y… ¡cuidado! Dos zafiros pueden rayarse entre sí ya que poseen la misma dureza. La prueba del rayado no es efectiva para una gema tallada.

EL ESPAÑOL: Lo primero es que debes saber que un zafiro tratado, no es un zafiro sintético.

Tanto los zafiros naturales como los zafiros sintéticos pueden ser tratados para igualar o acentuar su color, para cambiarlo o para disimular inclusiones. Por lo tanto, el poder identificar que lleve un tratamiento no es determinante de la naturaleza del zafiro.

Defectos o inclusiones puede tener; defectos de cristalización o inclusiones sólidas, líquidas o gaseosas tanto en un zafiro natural como uno sintético. Nunca, en ningún caso, encontraremos burbujas de aire que solo aparecerían en imitaciones hechas en vidrio.

EL ESPAÑOL: La prueba del aliento. Esta prueba es la más sencilla. Solo tienes que coger el zafiro y respirar sobre él hasta que se empañe. Cuando esté completamente empañado, cuenta cuánto tiempo tarda en desaparecer el vaho. Si el zafiro es auténtico tan solo tardará un par de segundos en desaparecer. Un zafiro sintético tardaría más de dos segundos.

La prueba del aliento no es nada determinante, puesto que las pequeñas gotas de agua que queden en la superficie del zafiro se mantendrán de la misma forma en uno natural y en uno sintético.

EL ESPAÑOL: La obligación de los joyeros es contar con un informe oficial de cada una de las piedras preciosas que comercialice. Por lo tanto, si compras un zafiro en una joyería (que suele ser lo habitual) este tendrá que ir acompañado de la correspondiente certificación.

Los joyeros no tienen la obligación de emitir un informe oficial de cada una de las piedras que comercialicen. Por lo tanto, no tienen la obligación de emitir un certificado. Los joyeros deben estar suficientemente cualificados para identificar un zafiro natural y uno sintético y poder vender a su cliente con la suficiente confianza, puesto que el joyero es el responsable final ante la ley de esa venta.

Sí que es recomendable que un joyero cualificado emita una certificación de las gemas que ya tengan un valor importante, aunque como he dicho anteriormente, no está obligado por ninguna ley a emitirlo.

Hay que tener en cuenta que, aunque sea una de las gemas más importantes y que pueda alcanzar precios muy elevados, podemos encontrar zafiros naturales tallados que no supongan un coste superior a unos pocos euros.

Jesús Ángel Ruiz Mayoral es vicepresidente de la Asociación Española de Tasadores de Alhajas (AETA)

Para más información consultar artículo original