Los diamantes sintéticos de Leonardo Di Caprio aterrizan en Oriente Medio

Los diamantes sintéticos de Leonardo Di Caprio aterrizan en Oriente Medio

La empresa norteamericana productora de diamantes sintéticos Diamond Foundry, cuya cara más visible entre sus inversores es el actor Leonardo Di Caprio, amplía su campo de acción y acaba de anunciar la apertura de una oficina comercial en Dubai.

La firma nació en 2012 en California de la mano de dos ingenieros de las Universidades de Princetown y Standford como una ‘start up’ (empresa tecnológica emergente) tras dearrollar un primer prototipo de reactor para producir diamantes de laboratorio mediante el proceso CVD (Deposición Química de Vapor).

Diamond Foundry consiguió varios premios al emprendimiento pero no fue hasta 2016 cuando el conocido actor, protagonista de la película Diamantes de Sangre, apostó abiertamente por la firma invirtiendo capital y animando a otros directivos de empresas como Apple o Facebook a hacerlo. Su producción actual es de unos 100.000 quilates al año (según datos de la empresa).

A pesar de su potente imagen pública la firma no ha estado exenta de polémica en los últimos tiempos. Justo el año pasado recibía una seria advertencia desde la Comisión Federal de Comercio de EE.UU instándole a «cesar su publicidad en las redes sociales Instagram y Twitter» por inducir a la publidad engañosa entre los clientes ya que «su publicidad podría dar a entender entre los consumidores, erróneamente, que sus joyas están hechas con gemas naturales» según recogía la misiva enviada desde este organismo regulador.

Entrada en Oriente Medio

La compañía ha ubicado su base internacional en la zona de libre comercio (DMCC) de Dubai, sede también de la Bolsa del Diamante de Dubai, que precisamente en mayo de 2019 anunció su apertura al mercado del diamante creado en laboratorio celebrando la primera subasta de esta naturaleza en una Bolsa de Diamantes internacional, ofertando en torno a 50.000 quilates de diamantes sintéticos.

“Atraer empresas que están revolucionando el sector es una prueba de que hemos construido con éxito un ecosistema propicio para todo el comercio del diamante, tanto natural como para el creado en laboratorio” asegura en una nota Ahmed Bin Sulayem, presidente ejecutivo del DMCC.

Para más información consultar artículo original